viernes, 28 de agosto de 2009

Mandala de arena, símbolo de impermanencia


Los mandalas son representaciones geométricas del hombre, el mundo y el cosmos como un todo absoluto fluctuante. Originarios de la India, los mandalas son una sagrada tradición practicada por los monjes budistas e hinduístas que los utilizan como herramienta de meditación, enseñanza espiritual y como símbolo de la impermanencia de las cosas.

La estructura básica consta de una figura central (generalmente Buda o alguna divinidad cósmica) rodeada de deidades menores, elementos de la naturaleza o símbolos budistas. Cada color, forma y figura tiene su significado simbólico dentro de la escena.

Hay muchos tipos de mandalas, pero quizás los construidos con arena son los más impresionantes debido a su costosa elaboración, aparte de ser los que mejor describen "la impermanencia", un concepto fundamental en las enseñanzas budistas.

Todo comienza con "la nada". El motivo es dibujado sobre una tela vacía. A continuación los monjes mediante el raspado de un instrumento metálico relleno de arena molida y teñida de varios colores, vierten la tierra sobre el tapiz dibujando así el mandala, una tarea que puede llevarles varias semanas de trabajo.

Una vez terminado y tras su santificación, los monjes proceden a demolerlo en un acto simbólico de impermanencia. La destrucción se realiza de una forma estructurada (cada deidad es demolida en cierto orden) o de una forma caótica (el mandala es destruido por los transeúntes que caminan sobre él introduciendo así un elemento de oportunidad). Finalmente la arena que ha sido utilizada en la elaboración del mandala se vierte en las aguas de un río como acto de "reunificación" con el cosmos.

Dentro de las múltiples técnicas de relajación orientales, los mandalas de arena son un instrumento de meditación debido a la atención profunda que se necesita prestar a cada grano de arena para conseguir que adopte la forma deseada.

Los mandalas simbolizan claramente la transición natural de las cosas, el desapego hacia todo lo material. La única verdad en el mundo es que nada, absolutamente nada es permanente. Podemos afirmar por eso que los mandalas son un reflejo de nosotros mismos... proyecciones de arena de nuestro interior.


(Haz "click" en la imagen para ampliarla)












14 comentarios:

Clara... dijo...

Una vez hice una mandala pero no era tan bonita como esas...

Fael·lo dijo...

Hola Clara!

Que suerte!!, yo todavía no tuve la ocasión de hacer ninguno. Y desde luego cuando lo haga no será seguro un mandala de arena, esto lo dejo a los artistas de verdad.

¿Como hiciste el mandala?

Un abrazo fuerte

Soñadora dijo...

Me quedé maravillada con lo que cuentas y más aún con las fotos, son verdaderas obras de arte! Cuánta paciencia y dedicación se necesitan para crear algo tan hermoso y efímero! En su preparación ciertamente son muchas las virtudes que se desarrollan!
Besitos

Fael·lo dijo...

Hola Soñadora!!

Me alegra que te haya gustado esta entrada sobre los mandalas, a mi me parecen increibles y pienso que hacer algo así tiene un mérito envidiable.

Un abrazo muy fuerte y gracias por estar ahí.

JAVIER AKERMAN dijo...

Querido Fael-lo:
¡Que magnífico resumen del sentido y significado del mandala!
Cuando construimos un mandala estamos aprendiendo a renunciar a su posesión, a la vez que nos enseña lo efímero de la belleza y la realidad de la impermanencia.
Un fuerte abrazo, apreciado amigo.

Fael·lo dijo...

Hola Javier!
Tienes razón, los mandalas nos sirven para practicar lo que después debemos aplicar en nuestra vida diaria.
Cuando conoces su significado es todavía más mágico.

Un abrazo

Anónimo dijo...

hacé 6 meses empecé a hacer y pintar mandalas sobre papel, en febrero del 2010 aprenderé a dibujarlos y pintarlos sobre tela, los mandalas me dan paz espiritual, me enseñan mucho sobre el desapego. Beatriz( Betzabé)un abrazo de luz.

Fael·lo dijo...

Hola Betzabé!!
Que bueno que hayas probado la meditación con mandalas... a mi me atrae muchísimo, de hecho ya he visto por ahí un libro bastante grande únicamente con mandalas para colorear, y en cuanto pueda me hago con él.

Me alegro que hayas entrado por aquí.

Un abrazo muy fuerte

Fael·lo dijo...

..

Soñadora dijo...

Fael-lo, leí tu respuesta en mi blog y recordé cuando publicaste acerca de los mandalas. Precisamente hace un par de semanas consegui algunos mandalas para colorear y estoy fascinada con esta labor. Ahora divido mi tiempo libre entre mis puzzles y colorear los mandalas y es como si de pronto las cosas transcurrieran con más calma!
Besitos,

Fael·lo dijo...

Hola Soñadora!
Yo también tengo un bloc de mandalas para colorear, y sobretodo por la noche, cuando la peque está durmiendo y estoy en el sillón, aprovecho para calmar mi mente a través de ellos.
Me alegra que a ti también te guste... tengo que probar lo de los puzzles.... ya te contaré.

Un abrazo muy fuerte!

Fael·lo dijo...

..

Alejandra dijo...

⁄⁄Qué maravilla! cada vez me sorprende más el poder de un mandala, todos sus significados, toda su misticidad, como lo retomó Carl Jung en su época para demostrar también unificación... es hermoso!

Yo ya tuve la oportunidad de dibujar varias mandalas,es terapéutico, tengo una tatuada, en mi cuerpo que no es eterno, y junto conmigo algún día la mandala se irá...

Fael·lo dijo...

Hola Alejandra!
Me ha encantado tu comentario!!
Yo no he tenido la oportunidad todavía de hacer ningún mandala, pero me encantaría. La verdad es que cuando conoces más profundamente de su significado, se vuelve todavía más mágico.

Que bonito lo que dices de tu tatuaje... y que cierto!!
... algún día se irá tu mandala contigo, como nos iremos todos...

Namasté

Gracias por tu visita y un abrazo!!